No gustó nada en el protocolo de la Casa Blanca que Bob Dylan se presentara con gafas oscuras para recibir la Medalla de la Libertad de parte de uno de sus grandes fans, el presidente Obama. Pero Dylan se resiste a dejar de ser transgresor.