Me dicen que se ha echado una nueva novia, que habla español, posiblemente, de origen portorriqueño y mulata.

Me dicen que con sus 71 años que un buen adicto al Cialis, al sexo, como dice en el tema ‘Early Roman Kings’ de su nuevo álbum “Tempest”: “My bell still ring” (Mi campana todavía suena) . Y eso le tiene muy contento, como a un chaval.

Creo que “Tempest” es además su álbum más asequible, como si quisiera recuperar su trono de estrella del pop. Hace todo lo que puede. Aunque arrase con su sentido de vampirizar todas las canciones. Todo lo succiona y lo pasa por su cerebro.

‘Early Roman Kings’ es un remedo de ‘Mannish Boy’ de Muddy Waters. No puede ser más parecida. Le da igual. Debería ser el tema estrella. Como la utilizaron los Rolling Stones.

Ha querido hacer otra ‘Like a rolling Stone’ con ‘Narrow way’ copiando aquel blues ‘You´ll work down to me somebody’, que ha puesto en su programa de radio y era un viejo tema de Missisippi Sheiks.

Luego está ‘Scarlett town’, una alegoría de lo que escribió y abolicionista John Greenleaf Whitier, poesía de los cuáqueros. El se cree “un hijo de la luz” , como ellos

“Tempest” es su obsesión por el Titanic y es un gran coleccionista de todo lo que se refiera al barco. Se acoge al violín y al acordeón, como la vieja y pequeña orquesta del Titanic. “Tempest” es la segunda canción más larga en la historia de y sus 35 álbumes. Es un gran tema, pero no pienso que sea una obra maestra.

En cuanto al homenaje a John Lennon, en ‘Roll on, John’, con lo que se acaba el álbum. No sé si lo quería mucho. Lo veía como un inglés atrevido, pero supongo que lo admiraba. Es una balada tierna y ácida. Pero no es un éxito.

Dylan dice que Tempest no es The Tempest , la última obra de Shakespeare, en el sentido de que pueda ser su último disco . Dylan dice que no, que nada que ver.

¿Como se va a retirar, si se siente como un chaval y su campana que cada día suena mejor?.

Dylan es feliz en su mundo de la gira constante, como si fuera la propia tierra girando sobre sí mismo.

Casi me metí en el famoso autobús negro que recorre toda Europa en su gira. Fue en Bilbao.  Es un autobús estupendo. Ahí vive esta nueva estrella del pop, que sólo cuenta con 71 años.