Bob Dylan ha dejado la pintura y se ha pasado a la escultura. Trabaja con moles de hierro y las diseña a su manera.