Imagen 1Sólo una vez en mi vida he estado con . Siempre recordare el 16 de octubre del año 1991 , cuando a través del hijo del productor Harry Saltzman, uno de los creadores del James Bond cinematográfico, me presentaron al genio de Minnesota. Estaba nada más ni nada menos que con Keith Richards de los Stones. 

Estaban en la maravillosa terraza del hotel  Alfonso XIII de Sevilla , porque esa noche iban a actuar en el monumental Festival de las Leyendas de la Guitarra. Recuerdo que Dylan estaba sentado con Roger McGuinn, de los Byrds y Robbie Robertson, su viejo compañero de The Band. Además de Richards, claro.

El hijo de Saltzman me lo presentó ,sin decir que era periodista. Iba como productor musical. Dylan me extendió su mano un tanto sudada,viscosa y hablo a continuación de irse a comprar una guitarra. Exactamente, una Ramírez, así se lo había sugerido Phil Manzanera.

dylan

Por la noche actuaría con ella durante el increíble Festival de las Leyendas de la Guitarra, en el camino hacia la Expo de  Sevilla del año 1992, que  tuve el privilegio de retransmitir toda la semana para la SER.

Una guitarra Ramírez, que tal vez Bob Dylan conserve todavía. Una guitarra Ramírez, gracias a Amalia Ramírez, que ha cultivado la tradición de construir guitarras que son indomables ejercicios de precisión, guitarras de incalculable valor, como una tradición única, desde que le enseño su padre José Ramírez, hacia los años setenta. Y son los propios sobrinos de Amalia los que continúan con la maravillosa tradición de hacer guitarras. Y quizá para los propios descendientes de Bob Dylan.

Ahora, la cerveza Alhambra Reserva 1925 quiere descubrirnos auténticos embajadores de marca para fortificar el arte de que la guitarra tenga vida propia.Personas que quizá no las conozcamos demasiado, pero que son la pura esencia del arte de la tradición. Las guitarras que hace y seguirá haciendo  una artesana del arte como es Amalia Ramírez. 

Es un arte eterno que hay que preservarlo para todas las futuras generaciones. Puede que sea un arte aún por descubrir . Definitivamente, una cerveza como Alhambra Reserva 1925 nos quiere dar a conocer a esos artistas excepcionales , maravillosos como Amalia Ramírez. Y es excepcional, increíble y maravilloso que una cerveza quiera decididamente apostar por el talento y darnos a conocer todo el arte por descubrir.

http://artepordescubrir.es/arte-clandestino/

JULIAN RUIZ

Unos ejemplos:

[youtube id=”t2oZjWL5V0A” width=”630″ height=”350″]

[youtube id=”oCtNYqQ3Drg” width=”630″ height=”350″]