13c91047a8e2ec414f04e7ab7191f163

Sorprendente. El laureado escritor Michael Cunningham ha descubierto que empezó a trabajar hace más de 10 años con  en el borrador inicial de un musical que iba a incluir a bandas de mariachis, la poetisa Emma Lazarus y alienígenas descubriendo un tesoro oculto de falsas canciones inéditas de . La génesis, los inicios del posterior “Lazarus”.

El autor, ganador de un premio Pulitzer, ha escrito un artículo para la revista GQ en el que cuenta que Bowie estuvo en contacto con él para trabajar juntos en un musical, y que “estaba intrigado por la idea de un alienígena abandonado en la Tierra. Él nunca había estado enteramente satisfecho con el alien que había interpretado en la película de 1976 “The Man Who Fell to Earth”. Él reconoció que le gustaría que al menos uno de los personajes principales fuera un extraterrestre”.

“Bowie imaginó que el musical tendría lugar en el futuro. La trama giraba alrededor de un arsenal de canciones desconocidas, no grabadas, de Bob Dylan que habían sido descubiertas después de que Dylan muriera. El propio David escribiría las canciones hasta entonces desconocidas”.

Resultado de imagen de michael cunningham

Al parecer, según Cunningham, Bowie también dijo que le gustaría que se incluyese música mariachi, porque Bowie creía que la música mariachi es poco apreciada fuera de México, y que “estaba emocionado de comenzar un nuevo proyecto porque: ‘Ahora puedo hacer una de mis cosas favoritas: ir a una papelería y comprar rotuladores sharpies y post-its!'.”

Sin embargo, el proyecto nunca llegó a a ser desarrollado con tal trama. Fue archivado porque a Bowie le dio un ataque al corazón en 2004, y, finalmente el musical que estrenó Bowie fue “Lazarus” (2015), basado también en “The Man Who Fell To Earth” y en el que quedó algo de Cunningham.

El escritor ha confesado que años después, al ver en las noticias que Bowie había completado el musical por su cuenta con otro autor, se sintió viendo el póster del musical como si se encontrara con un amante del pasado del brazo de su nuevo amante, dándose cuenta que dejó de echarle de menos hace tanto tiempo que ya no tenía otro sentimiento que desearle felicidad.

Bowie conservó la idea del alienígena… Y el nombre de Emma (Lazarus), aunque en la noche del estreno de “Lazarus”, al que Cunningham asistió, sólo él sabía de donde salía el título del musical.