Larga, presuntuosa, aburrida, pretenciosa, absurda y una apología a los “hologramas” , que no al cine, Blade Runner 20149 es para nosotros una tomadura de pelo, un camelo.

Si quieres compararla con el original es que ni se sostiene. La primera es una obra maestra absoluta, la secuela es una mierda.Encima casi tres horas de tedio absoluto. Nunca pasa nada. 

El papel de Jared Leto de 20 Seconds to Mars es patético, ridículo y él esta horroroso. De risa. Por no hablar de Ryan Gosling, inexpresivo , en un papel en que no da la talla. No es Harrison Ford. 

Y no lo digo yo sólo . Lo dice la taquilla. La Warner , con la complacencia de Sony Pictures, ,se han pegado un batacazo en taquilla de los más escandalosos del año.Se han gastado 150 millones de dólares, sin embargo, sólo ha recaudado 31 millones de dólares tras su primer fin de semana, cuando el pronóstico de los expertos ascendía a 45-50 millones de dólares. Aun triplicando ese dato al final de su carrera comercial, lo cual es poco probable, su cosecha quedará lejos del presupuesto.

Jeff Goldstein, de Warner Bros, dijo que había decepcionado en las ciudades más pequeñas y en el sur y el medio oeste. Bueno, en casi todos los Estados Unidos.

 

Hay que preguntarse como los críticos americanos se han volcado en la película. ¿Forman parte de la promoción por las atenciones especiales que recibieron?.

Hasta la banda sonora es de lo más denigrante que se ha escuchado nunca. Ruidos,sólo ruidos, nada de armonía y muchos menos de melodías reconocibles. Lo más triste es que en esta nueva versión, en la secuencia más importante , el mediocre Hans Zimmer tiene que recurrir una vez más a la genial “Tears in rain” de Vangelis. Patético.