no sabe que hacer con el buen puñado de riffs que tenía para el LP. Se ha quedado con las ganas de sacarlos en el que iba a ser álbum de despedida de , que en principio no va a ver nunca la luz. Tendrá quizá que hacer un disco en solitario.

La cosa es que, antes de que Black Sabbath decidieran no seguir adelante con el LP, el grupo tuvo una sesión de escritura de canciones muy fructífera. Y Iommi no paraba de inventar riffs y más riffs.

“Escribí una carga completa de material para un nuevo álbum, y cuando nos encontramos en Los Angeles, los demás… bueno, Geezer Butler no quería hacer otro álbum”.

Lo ha explicado todo para la revista Q:

“Después de haber tenido un álbum número uno, ¿hacía dónde tiras? Durante el último LP, grabamos 16 canciones [pero publicamos sólo 12], por lo que podíamos incluso poner algo de ese material. No se puede saber”.

Acerca de dejar de tocar en directo, Iommi dijo que no piensa abandonar.

“Es la gira, realmente es difícil. Me encantaría hacer algo con los chicos. Pero, pase lo que pase, voy a hacer algo”.

Así que, Iommi tendra que meterse todos esos riffs en el bolsillo, al menos de momento. A no ser que Butler y el propio cambien de opinión y se decidan a entrar de nuevo en unos estudios de grabación para completar ese último, final, disco del Sábado Negro.