Era un secreto a voces. vuelven a tocar juntos, con la formación original, tras Tommy Iommi comerse todos los sapos y tragar por la figura grotesca y de chiste de Ozzy Osbourne, uno de los peores cantantes de música heavy, pero con una impronta increíble.

La sorpresa es que , que se apunta a un bombardeo, será el productor de un álbum que aparecerá el próximo año.

¿Necesitan dinero Black Sabbath?. Está claro. De otra forma, Tommy Iommi, el arquitecto del sonido de Black Sabbath, no hubiera tragado.