es cada día más surrealista, más daliniana, más difícil de asimilar y seguirle en su abstracto mundo onírico., en busca de las melodías imposibles.