Este es el tema estrella del nuevo disco de Birdy, la niña mimada de la Warner, de su tercer álbum, el curioso «Beautiful Lies».