hunter-davies_2570124b

Hunter Davies , en su casa y con unos cuantos tesoros de los Beatles.

Hunter Davies, como escritor, tuvo la maravillosa idea y una editorial que se lo creyera, para firmar la primer autobiografía de los Beatles y,además, autorizada. Ahora, ha vuelto a ser honrado y no esquilmar privadamente sus tesoros del grupo.

Hunter Davies ha donado cartas y canciones manuscritas por John Lennon a la Biblioteca Británica, que las expondrá en la galería de los Tesoros, junto a obras de Beethoven y Shakespeare.

Entre los documentos cedidos a la nación figuran las letras de canciones tan míticas del cuarteto de Liverpool como “Strawberry Fields Forever”, “She said she said” e “In my life”.

Davies, que conoció a los Beatles en el año 1964 , estuvo cone ellos muchas horas, mientras los Beatles grababan Sgt. peppers, la mejor época del grupo, en 1967.

Hunter ha donado su archivo de la popular banda a través de un programa gubernamental que ofrece ventajas fiscales a quienes regalan su patrimonio artístico al Estado.

“Mientras trabajaba en un nuevo libro sobre los Beatles decidí que la Biblioteca Británica debería tener la mejor colección pública de sus manuscritos, y estoy encantado de que gracias a este programa he podido hacerlo realidad”, declaró el escritor.

El director de la Biblioteca Británica, Roly Keating, se mostró muy contento con el legado y afirmó que “la vitrina dedicada a los Beatles es una de las más populares en la galería de los Tesoros”.

“Los visitantes de todo el mundo se emocionan al ver estas letras tan legendarias en sus borradores originales”, añadió.

La colección de los Beatles se expone en la misma sección que el texto de la Carta Magna británica y de obras de Beethoven y William Shakespeare.

Davies tiene ya  77 años y publicó  en 1968 de la única biografía autorizada del grupo, ya había prestado los documentos en su poder a la Biblioteca, que ahora los tendrá de forma permanente.

“Quiero que mi colección de los Beatles permanezca junta, en un lugar y expuesta al público, y la Biblioteca Británica es el lugar perfecto”, dijo Hunter Davies. Algo que le honra.