Resultado de imagen de billy raffoul

Sorprende la convicción y soul con los que ataca en solitario sus canciones, parece un músico de otra época.

Temas que ayer tuvimos la oportunidad de escuchar en acústico en un showcase para los medios en la sala Costello, buena parte de las canciones que compondrán su LP de debut que será publicado el año que viene y que Billy está grabando en Nashville.

Con sólo 22 años este guitarrista zurdo canadiense reúne esencias de Neil Young, de su ídolo Jack White, Jeff Buckley, Richie Havens, Joe Cocker y de la música negra (Otis Redding, Sam Cooke). Así a pelo, sólo guitarra y voz, por momentos hasta recordaba al Van Morrison de “Astral Weeks”.

Billy hace música recia y sentida, desde el corazón, y es un excelente cantante y guitarrista.

De casta le viene al galgo, Billy es hijo de Jody Raffoul, músico con 5 álbumes en su haber en la pasada década y que abrió para Bon Jovi y Cocker, entre muchos otros. Billy como es lógico le cita como su principal inspiración para haberse dedicado a la música, a él y a su madre, pintora y escritora. Siempre estuvo rodeado de música, “los Beatles eran como Jesús en nuestra casa”.

El descubrimiento como artista de Raffoul se produjo de una manera un tanto bizarra cuando fue requerido por Kid Rock (exacto, el músico y candidato) para poner voces de apoyo en unas demos. Los allí presentes se quedaron prendados de la voz del mocoso y le preguntaron si tenía material original. Billy les tocó un par de temas acústicos ante su asombro. Grabaron un vídeo en un iPhone y se lo mandaron al que ahora es su mánager. Al día siguiente marchaban para Nashville.

Ayer, entre otras, pudimos escuchar su single de debut “Driver”, que estuvo en la lista de favoritos de Plásticos y Decibelios y “Dark Four Door”, y simplemente confirmamos in situ que se trata de la anunciada estrella en ciernes. Con esa voz y esas canciones debe tener un puesto importante en la música de los próximos años.