article-2556239-1B5E522700000578-694_634x489El Washington Post, siempre en contra de Obama, primero tiró la piedra y,luego, escondió la mano. Ahora ha sido la propia oficina de Beyonce la que ha asegurado que es un puro disparate que la hayan relacionado amorosamente con el presidente de los Estados Unidos.