Como gran aficionado al fútbol, Rod Stewart defiende a Wayne Rooney, ahora en el Everton, que ha sido multado por conducir cembriagado.