LOS BEATLES EN ESPAÑA

LA NOCHE EN MADRID.-  Según las hermanas Hurtado, los Beatles asistieron a un tablao nocturno, con el periodista Alfredo Amestoy, en la noche del 1 de julio de 1965, pero se retiraron pronto.

LA VISITA DE EL CORDOBES.- Manuel Benítez , “El Cordobés”, con un fotógrafo del diario “Pueblo” llegaron al hotel pasada la medianoche para hacerse una foto con los Beatles. A esa hora, ya estaban dormidos o descansado en las suites 122 y 123 del Hotel Fénix, en la Plaza de Colón de Madrid.

LAS ANDANZAS DE BRIAN EPSTEIN.- El famoso manager de los Beatles  no acompañó a su “chicos” el día anterior, en el concierto de Niza. Llegó a Madrid, procedente de Roma, horas después, con un ojo morado. Adujo que se había dado un golpe contra una puerta. La noche del 1 de julio se le vió en el club Bourbon, uno de los pocos bares madrileños de ambiente “gay” de aquella época.

LA NOCHE EN BARCELONA.- Terminada su actuación en la Plaza de Toros Monumental, en Barcelona, hubo una fiesta de los Beatles para celebrar el fín de su gira europea. Se dice que incluso  enchufaron amplificadores a sus guitarras en las dos suites que ocupaban en el primer piso del hotel Avenida Palace, situado en la Avenida Jose Antonio, como se llamaba la calle en aquellos tiempos. Algunos clientes del hotel presentaron sus quejas por el ruido en el libro de reclamaciones. Un italiano,que ocupaba una habitación contigua, estuvo a punto de llegar a las manos con el promotor Francisco Bermúdez.

LO QUE COBRARON.- Brian Eptein se llevó un cheque de 5 mil libras esterlinas por las dos actuaciones de los Beatles en España. Es decir, una 900.000 ptas al cambio, de aquella época. El promotor Bermúdez ganó unas 600.000 ptas. limpias de las actuaciones.

SOUVENIRS.- John se llevó a Londres una guitarra española. Compraron también cinco ejemplares del libro “Toros y toreros” de Picasso y Luis Miguel Dominguín, como varios ejemplares del disco la “Antología del cante flamenco”.

LOS TOROS NO DESAFINAN.- Una vez en Londres, un periodista inglés le preguntó a John Lennon si no habían pasado miedo al actuar en dos Plazas de Toros. John respondió:

No nos dio ningún miedo. Además, los toros no desafinan.