Quién esté libre de pecado que tire la primera piedra. De parecidos, similitudes, copias, plagios, está la música llena. Pueden ser conscientes o inconscientes, de sonidos nuevos o de riffs y melodías tradicionales que flotan en el aire desde tiempos inmemoriales (posiblemente el caso de “Stairway To Heaven”).

Puede ser tradición, algo inevitable, aunque hay casos y casos, y a veces es simple caradura. Los Beatles sólo podían adelantarse una semana a su tiempo porque inmediatamente eran copiados, pero ellos también cogían, claro.

Cuando le acusaban de enganchar cosas de otros artistas se defendía diciendo que no cometían un fraude sino un acto de amor. Paul McCartney: “robábamos tanto a otras personas como ellos nos robaban”.

Resultado de imagen de beatles funny

“En los primeros años, a menudo llevaba la canción de otra persona en mi cabeza”, comentaba Lennon.

“Y solo cuando lo grababa en cinta – porque no podía escribir música- lo cambiaba conscientemente a mi propia melodía, porque sabía que, de lo contrario, alguien me demandaría”.

Quizás el mejor ejemplo de la transformación de los Beatles una pieza de música ajena esté en “Because”, extraída de la “Moonlight Sonata” de Beethoven, pero con la progresión de acordes revertida por Lennon y transformada en otra cosa.

Los Beatles se inspiraban en artistas famosos y desconocidos, pero casi siempre convertían lo prestado en algo nuevo, porque eran un grupo creativo y tenían cuidado de borrar sus huellas.

Estos son 5 ejemplos de sus “pellizcos” más descarados:

“Come Together”: , “You Can’t Catch Me”.

La más famosa del lote y por la que Lennon acabó siendo demandado. John puso una versión temprana de “Come Together” a los otros Beatles, y McCartney pensó que era muy similar “You Can´t Catch Me” de Chuck Berry. Decidieron hacerla más lenta y Paul agregó una línea de bajo atmosférica.

Pero la letra les delató: “here come old flat-top/he come groovin’ up slowly”, frente al original de Berry, “here come a flat-top/he was movin’ up with me”. 

En una entrevista, Lennon reconoció la fuente de la canción, algo inconveniente porque Morris Levy, editor del tema de Berry, le demandó en 1973 con la conclusión de que Lennon se comprometió a versionar tres canciones propiedad de Levy: una versión completa de “You Can´t Catch Me” en su LP “Rock and Roll” y dos versiones de “Ya Ya” de Lee Dorsey, para “Rock and Roll” y “Walls and Bridges”.

“Revolution”: Pee Wee Crayton, “Do Unto Others”

“Do Unto Others”, un oscuro sencillo de 1954 del bluesman de California Pee Wee Crayton, un blues eléctrico de enorme calidad. Solo hay que escuchar el riff de entrada para percatarse que es clavado a “Revolution”. Siendo generosos se puede considerar un homenaje si te sientes generoso, plagio flagrante si nos ponemos más tiquismiquis.

“Lady Madonna”: Humphrey Lyttelton, “Bad Penny Blues”.

Tres cuartos de lo mismo pasa con el inicio de este “Bad Penny Blues” y “Lady Madonna”, aunque McCartney siempre ha dicho que su “Madonna” es un tributo a Fats Domino. Lo más curioso es que “Bad Penny Blues” es un single que editó Parlophone en 1956 de Humphrey Lyttelton, trompetista de trad-jazz británico, no americano. ¿Y quién era el A & R de Parlophone en 1956? George Martin.

McCartney se libró de todos los problemas que tuvo George Harrison, ya en solitario, son “My Sweet Lord” y su evidente parecido a “He's So Fine” de The Chiffons, pero el parecido está ahí y es claro.

“I Feel Fine”: Bobby Parker, “Watch Your Step”.

Bobby Parker alcanzó el número 51 en las listas pop en 1961 con la extraordinaria “Watch Your Step”, tema que los Beatles acabarían reconvirtiendo en la no menos extraordinaria “I Feel Fine”. Lo hicieron de un modo consciente porque en 1961 y 1962 los Beatles hacían en directo la canción de Parker.

Tanto les gustaba que John Lennon hasta llegó a citar “Watch Your Step” como una de sus favoritas. y era tal el amor que sentía por ella que hasta llegó a modificar la parte de la guitarra para un segundo sencillo de los Beatles, “Day Tripper”. No estaba solo en la cruzada: Led Zeppelin, máximos buitres del reino, la usaron como base para “Moby Dick”.

“I Saw Her Standing There”: Chuck Berry, “I’m Talking About You”.

Aquí el parecido es sobre todo de la línea de bajo de McCartney. “I Saw Her Standing There” abrió el álbum debut de los Beatles con un bajo calcado a “I'm Talking About You”, lanzada solo un par de años antes. McCartney dijo poco después: “Toqué exactamente las mismas notas que él y encaja perfectamente con nuestro número. Incluso ahora, cuando le hablo a la gente de eso, pocos de ellos me creen. Por lo tanto, mantengo que un riff de bajo no tiene que ser original”.