Aunque las imágenes son malas, tomadas por un espectador en el O2 de Londres, ahí está el testimonio cuando el Rolling Stone salió al escenario para tocar la guitarra en ‘Get back', en la parte final del concierto de .