BBLive_final-cover_rgb-5x5-4-460x459

Es increíble. Ni los críticos, ni los fans han salido de su asombro. Que uno de los grupos pop con unas armonías vocales más maravillosas, un empaste de voces perfecto, los creadores de “God Only Knows” o “Good Vibrations”, tengan que recurrir al auto-tune, a trucos vocoderizados, en su nuevo disco pasma a cualquiera.

Sorprende por lo absurdo, casi aberrante. Malas vibraciones. ¿Acabarán sonando los como Cher? Todas estas críticas se han derivado del último LP en directo de los Beach Boys ·Live – The 50th Anniversary Tour”. Un disco con saturación del citado “auto tune”, casi como si fuera “Believe” de Cher o “One More Time” de Daft Punk.

Uncut Magazine le ha metido un severo palo. Creen que la sobredosis del efecto de estudio ha arruinado el disco para muchos oyentes. Dicen que cualquier error humano en las voces hubiera sido mil veces preferible, y califican a las voces de Mike Love y en varios cortes de “horribles ruidos metálicos”.

Los fans han dicho que el disco es cuando menos “embarazoso”, y acusan al grupo de sonar como robots. ¿Los Beach Boys como unos Kraftwerk de la Costa Oeste?

Algún fan hasta se ha llegado a preguntar si realmente el grupo se tomó la molestia de escuchar el disco antes de ser publicado. Así de espantoso les parece.

Y la respuesta es que no. Los Beach Boys han declarado que no estaban al tanto de los efectos añadidos a sus voces en la mesa de grabación. Las respuestas las tendrían que dar Brian Wilson y su colaborador Joe Thomas, productores del disco y culpables del desaguisado.