Barry Manilow ha tardado en reconocer que es gay. Ahora, por fín, se fotografía con el amor de su vida, durante los últimos treinta años.