BAND OF HORSES SE DISPARAN HACIA LA GLORIA

Portada del cuarto album de la banda del gran Ben Bridwell

es cada día más la inteligencia musical de Ben Bridwell, un músico que lleva las raíces del rock, de la música vaquera y del blues con una naturalidad apabullante, como si fuera el nuevo Neil Young del siglo XXI.

Band of Horses lanzan su cuarto álbum a mediados de septiembre. Se llama “Mirage Rock” y nada más que escuchar el primer sencillo ya sabes cuales son los caminos que adapta el grupo.

Lo que hemos dicho antes de la continuidad de Bridwell en tradición del rock-blues, no es casualidad. El gran Glyn Johns, el ingeniero y productor de Led Zeppelin y los Rollings Stones, entre otros grandes, ha sido la pieza maestra de este cuarto álbum.

Curioso que sea el mismísimo Glynn , que ya tiene 70 años, como los grandes de los años sesenta, sea el que marque las  soberbias estampas sonoras del nuevo álbum de Band of Horses. Justo ahora que es su hijo Ethan Johns, es el que está de moda, no acordemos del gran Glynn, que el pasado mes de abril lo metieron en la sala del Rock and Roll Fame. Nada más justo.

En el álbum de Band of Horses hay canciones magníficas. Suenan con esa naturalidad de la música analógica y puede ser uno de los álbumes del año .

Estos son los temas del dusco:

Knock Knock
How To Live
Slow Cruel Hands of Time
A Little Biblical
Shut-In Tourist
Dumpster World
Electric Music
Everything’s Gonna Be Undone
Feud
Long Vows
Heartbreak on the 101