Nuevo disparate de los delirios de Paul Mc Cartney de ser un músico de música clásica. Ahora, música para un ballet. Eso dice.