El padre de Amy Winehouse puso a la venta el chalet adosado de su hija en Camden por un precio absurdo . Nada menos que  por dos millones y setecientas mil libras. Bastante más de tres millones de euros. Como no lo ha podido vender, el preecio lo ha bajado casi un millón de libras. A ver que pasa. Es increíble que se crean que la gente tenga morbo por comprar la casa donde vivió la Winehouse.