Mañana, a partir de las seis de la tarde, el autobús de los Beatles que venden sus vinilos, estará aparcado en la puerta de Abbey Road. Los fans podrán comprar allí mismo, donde se hicieron tan fabulosos discos.