Black Keys se parecen cada día más a Liam Gallagher como los grandes bocazas del pop. Tras cargar duramente contra Coldplaysentenciar a muerte a Nickelback, la última damnificada es Lana del Rey. Llegan a decir que es una mala artista y que su salida en Satuday Night Live fue de verguenza ajena.

En la oposición a Liam Gallagher, es decir, su propio hermano Noel ha llegado a plantear que tiene muchas dudas sobre estas estrellas errantes recientes. Noel se centra en Adele. Y recuerda, ¿donde está ya Duffy?. Incluso el modisto Lagafield barrunta que Adele está demasiado gorda y que no es una artista precisamente.

La verdad es que mejor callarse, porque, si dices la verdad, violentas a los que no piensas como tú y entras en prácticas negativas. Pero, vamos, estoy con Black Keys, con Noel Gallagher y hasta con el modisto. Los falsos profetas musicales es la tónica mayor de la industria actual. Ya estamos escarmentados con Lady Gaga, Rihanna, etc.