Pasan los años y, a pesar de los 35 años de Sean Lennon, no logra apartarse de la estela de la madre, Yoko Ono,  que parece  todavía le tiene atado como con una cuerda.