EL ASESINO DE JOHN LENNON NO SALDRÁ A LA CALLE

Por séptima vez ha sido desestimada la petición de libertad de Mark David Chapman, el ejecutor de en 1980.

Chapman insiste cada dos años en salir de la cárcel alegando buen comportamiento, y arrepentimiento, pero su petición viene siendo rechazada cada dos años desde el año 2000.

“Pese a sus esfuerzos positivos en la cárcel, su puesta en libertad en estos momentos socavaría considerablemente el respeto a la ley, y llevaría a trivializar la trágica pérdida de una vida causada como resultado de un crimen atroz, violento, frío y calculado”, ha manifestado la Junta de Libertad Provisional de Nueva York.

Yoko Ono expresó en agosto de 2010, su oposición a la liberación de Chapman a través de un escrito remitido a la Junta en el que argumentó que teme por su seguridad, y la de su familia si el asesino de su Lennon es puesto en libertad.

Chapman – un don nadie- estaba desesperado en 1980 por pasar a la historia, aunque fuera de esta deplorable manera. Lo quería hacer a cualquier precio. Lennon no era más que el primero de una lista que incluía a David Bowie, Elizabeth Taylor y el presentador televisivo Johnny Carson, entre otros.