Aunque los estragos del cáncer de páncreas son visibles , Aretha Franklin demostró en el aniversario de Elton John en su lucha por el Sida, que ella es todavía la reina, la mejor cantante del mundo.