La maravillosa “I Say a Little Prayer (for you)” de Burt Bacharach y Hal David en su versión definitiva, que no es otra que la de Aretha Franklin.