Unas nueve horas después del funeral de Whitney Houston en Nueva Jersey, Aretha Franklin, que se había restablecido “milagrosamente” cantaba su versión de ‘I will always love you' en el Radio City Hall de Nueva York.