La canción que da título al último long play de Arctic Monkeys, “Tranquility Base Hotel & Casino”, en un clip dirigido por Aaron Brown y Ben Chappell. En el Alex Turner deambula por un hotel y casino, lo que parece ser el Peppermill Resort de Las Vegas, en tonos sombríos y conspiradores. Un vídeo bonito, misterioso e inescrutable de principio a fin inspirado en Stanley Kubrick.