Los canadienses siguen adelante con su “gira de las versiones”. En sus shows de Brooklyn recuperaron, cómo no, a los Ramones, y lo hicieron con Marky Ramone sentado a la batería. Las versiones: “I Don’t Wanna Go Down To The Basement” y “I Wanna Be Sedated”.