No sabíamos de la terrible afición de Win Butler por el baloncesto. Pero aquí está la prueba.