No contento de destruir la industria discográfica, la insaciable Apple ahora funda su propia editorial música, para también meter mano a los derechos de autor.