Harvey Wenstein , un sádico sexual, aunque un gran productor cinematográfico, ha acabado hasta con su compañía, hasta ha tenido que intervenir  .

A principios de 2017 nos enteramos de que Apple planeaba distribuir contenidos audiovisuales originales y exclusivos a través de sus plataformas, si bien Apple Music no parece lo más adecuado para estrenar su servicio de streaming .

El caso es que la explosión que ha supuesto en Estados Unidos las acusaciones de acoso sexual de Harvey Weinstein,  han conducido a Apple a desechar “Elvis”, uno de los cuatro “biopics” de entre ocho y diez capítulos sobre músicos que la compañía tenía planeados. Los otros tres son acerca de las vidas , obras y milagros de Michael Jackson, Prince y Frank Sinatra,  que iban a ser producidos por The Weinstein Company.

“Elvis” se iba a basar en el libro de Dave Marsh , un periodista de la revista Rolling Stone, que sabía mucho sobre su trayectoria personal y artística , desde la pobreza al estrellato como enorme  icono pop
El proyecto se había anunciado a bombo y platillo ,  en septiembre de 2016. Se iba a basar en el libro que el crítico musical Dave Marsh publicó sobre Elvis en 1982, y que contaba su trayectoria artística, como el icono de la cultura pop en que se convirtió y el cantante revolucionario que fue, y personal, desde la pobreza al estrellato.

Sus herederos incluso habían permitido a los productores acceder a todo el catálogo de la obra de Presley, a su mansión de Graceland y hasta a sus automóviles y su ropero, y su ex esposa, Priscilla Presley, que iba a figurar como productora ejecutiva, junto con Jerry Schilling, David Glasser y el infausto Harvey Weinstein.

Casualmente, este proyecto de sobre el Rey del Rock and Roll era el que estaba más cerca de entrar en producción. Pero Apple, que estaba  decidida a subirse al carro de las plataformas de vídeo bajo demanda y a esta edad de oro de las series de televisión, cortejando a cineastas reconocidos por la industria y los seriéfilos como Ryan Murphy (American Horror Story) o Vince Gilligan (Breaking Bad), ahora tendrá que destinar su increíble presupuesto de 260.000 millones de dólares a otras propuestas sin el estigma, desde luego, del acoso sexual.