Se cumple hoy mismo un año de la muerte de Colin Vearncombe, alias Black, tras padecer heridas por un accidente de tráfico. Sólo tenía 53 años. El creía sobre todo, en la “vida maravillosa”.