ANIVERSARIO DEL SUCIDIO DE VIOLETA PARRATal día como hoy,en 1967,  se suicidaba  de un tiro  Violeta Parra. Tenía 45 años. ¿Por qué  optó por este amargo final?

Algunos atribuyen esa dramática decisión al fracaso que resultó la instalación de la carpa cultural en la comuna de la Reina, donde pretendía instaurar una “Universidad nacional del folclore”, impartiendo cursos de folclore chileno. Otros sostienen que fue el desengaño amoroso que sufrió con el antropólogo suizo Gilbert Favre el que marcó su estado depresivo, unido al fallecimiento de su hija y  su frágil estado de salud.

ANIVERSARIO DEL SUCIDIO DE VIOLETA PARRALo cierto es que, desde su nacimiento, Violeta Parra se vio enfrentada a una dura existencia, con un entorno muy pobre, una salud bastante quebradiza y unas relaciones amorosas bastante tormentosas. Tras el lanzamiento de su último disco, ella misma declaró a un periodista: “Me falta algo, no sé qué es. Lo busco y no lo encuentro. Seguramente no lo encontraré jamás”.

En 1938 contrajo matrimonio por primera vez con Luis Cepeda, un obrero ferroviario y militante comunista que despierta en ella una nueva faceta en paralelo a la artista de folclore que ya se conocía.

ANIVERSARIO DEL SUCIDIO DE VIOLETA PARRA

Se trataba de una Violeta Parra mucho más reivindicativa y que comienza a incluir una clara línea ideológica en su repertorio. De este primer matrimonio nacieron dos hijos, Ángel e Isabel, que decidieron también dedicarse al mundo de la música.

Su hijo Ángel declaró en su momento a los medios chilenos las penurias económicas que pasaban siendo niño.

Vivíamos con mamá en una pieza de madera, con piso de tierra. En invierno hacía un frío de morirse. Nos tapábamos hasta con el estuche de la guitarra. A las cuatro de la mañana ella me despertaba para que fuera a robar agua a una acequia que quedaba muy lejos”.

ANIVERSARIO DEL SUCIDIO DE VIOLETA PARRA

                                         

Violeta  volvió a casarse en 1950, esta vez con un carpintero, Luis Arce, con quien tuvo una hija, Carmen Luisa, que murió a los dos años.

Para ese momento Violeta Parra ya se posicionaba como la mejor de la música folk de Chile, pero al mismo tiempo acumulaba duros golpes que no conseguía superar. Su segundo matrimonio no logró prosperar tras la triste pérdida de la pequeña.

No es hasta 1960 cuando Violeta Parra levanta un poco cabeza gracias a tres años apasionados en la capital francesa, donde conoció al que ella misma declaró ser su “verdadero amor”, el suizo Gilbert Fabre, antropólogo y musicólogo.

A él le dedicó, entre otras, las canciones “Corazón maldito”, “Qué he sacado con quererte”, “El gavilán, gavilán”. En 1966, tras la ruptura de la pareja, Violeta viajó hasta Bolivia, donde se había instalado Fabre, para tratar de recuperarlo, descubriendo que éste había vuelto a casarse con otra mujer.
Violeta Parra cruzó Chile de norte a sur, siempre acompañada de su guitarra, con el claro objetivo de dar a conocer y divulgar la música tradicional chilena. Gracias a la popularidad forjada, contaba con su propio programa de radio y tuvo acceso a grandes oportunidades, como la invitación para presentarse a un festival juvenil en Polonia, viaje que aprovechó para recorrer la Unión Soviética, entre otros países.

ANIVERSARIO DEL SUCIDIO DE VIOLETA PARRA

No solo “Gracias a la vida” fue tremendamente conocido, sino también otros temas como “Volver a los 17”, “La jardinera” o “Run run se fue pal norte”. En su memoria, el 4 de octubre fue elegido en Chile como el Día de la Música y de los Músicos Chilenos.

Violeta Parra Grandes Exitos
  • Violeta Parra, Violeta Parra Grandes Exitos
  • Dbn (Galileo Music Communication)
  • CD de audio

ANIVERSARIO DEL SUCIDIO DE VIOLETA PARRA

Durante sus años en París, además de concentrarse en su carrera musical, dio grandes pasos en su desarrollo como artista visual, llegando a exponer a exponer unas series de óleos y esculturas en el Museo del Louvre en 1964, y convirtiéndose en la primera mujer latinoamericana en hacerlo. Una mujer increíble que dio gracias a la vida, para después quitársela.