Tras las declaraciones sexuales de Angie Bowie, la canción de los Rolling Stones vuelve a estar en el candelero. Los Stones quieren batir el record de dinero por unos conciertos.