Esta vieja canción del año 1963, de Ruby and The Romantics, a ritmo de reggae, es uno de los «nuevos» temas de los tesoros escondidos de Amy Winehouse. Que menudos son.