Uno de los graves problemas que tuvo que soportar Amy Winehouse fueron los dos elementos de su compañía  inglesa Island Records . Tanto el “listo” de Ted Cockle como Darcus Beese siempre se creyeron en posesión de la verdad e incluso presumíam hasta con sus jefes de Universal que manejaban a Amy y que el tercer album sería una maravilla.

Pero para empezar todo lo que presentaba Amy se lo tumbaban estos “dos genios” de la música. Nada les parecía adecuado para ser la continuación de Back to black.

Incluso hoy en día si se les dice que cual es la razón de por qué un tema como Procrastine no se edita o no se quiere publicar se ponen como histéricos y han llegado hasta sentenciar que esa docena de canciones o más que dejó Amy Winehouse jamás se publicarán . Que Island jamás hara algo parecido.

Lo que garantiza que seguro que las ponen en el mercado. Así de tramposos es la gente  de artístico de las compañías . A menos que seas generosos con los presupuestos.

Pero si nos tenemos que tragar esos “tesoros escondidos” que no son más desechos, estupidesces, pero que hay que cubrir el presupuesto de una compañía como Universal que se ha merendado a EMI.

Para enmarranar todavía más la situación de Amy Winehouse, el productor Salaam Rami , que era el preferido de Amy , pero no desde luego de los dos genios, advierte ahora- ya que no vive Amy puede decir lo que quiera- que la artista tenía la firma seguridad de grabar un nuevo album con un grupo de jazz. ¿Sería ese intento de Amy y la negativa de Island la que provocó una serie de acontecimientos increíbles?.

Salaam asegura que ya había contactado con algunos miembros de los increíbles The Roots y con el saxo Soweta Kinch. Y que incluso ya tenía decididos los temas para grabar.

¿Nos lo cremos?. Me temo que nadie dice la verdad.