Es como la famosa frase de “vuelta la burra al trigo” . Es un hartazgo lo de Alex Turner, en su papel de iluminado, que le ha llevado a  decir:

“Me encanta tocar la guitarra, obviamente. Y la toqué mucho en este disco, pero como herramienta de escritura, llegué a un punto en el que no me llevaba a ninguna parte”.

Y prosigue su discurso de hartazgo de la guitarra:

“El piano es una de las cosas que mejoraron  a este disco” y cómo se convirtió en “el centro del universo”.No recuerdo haber tenido muchas ideas antes de sentarme al piano. No es algo en lo que haya escrito en el pasado, aparte de una o dos veces “.

Vamos, la panacea:

Trabajar con el piano inmediatamente me trasladó a un lugar diferente. Surgieron acordes y mis dedos empezaron a caer sobre diferentes lugares. Los sonidos me dieron todo tipo de ideas nuevas. El hecho de ser el tipo que estaba sentado al piano también me ayudó a plantearlas“.

Muy poético, pero lo que no espera el “Memo From Turner” es que muchos de sus fans se han sentido traicionados por la ausencia de guitarras, las que marcaron la impronta de Arctic Monkeys.