Una de las salas más interesantes del museo de los Beatles , en hamburgo, la ciudad donde les vió nacer

El museo de los Beatles en Hamburgo, en la Reeperbahn, ahora llamada Beatles Platz, se cierra, porque no es un buen negocio. Es incluso un museo que da perdidas.

El manager del museo,  Folgert Koopermans dice que el museo sólo ha tenido 150.000 visitantes desde que se abrió mayo del 2009.

El museo tiene unos mil piezas referentes a los Beatles, algunas interesantes. Pero no ha sido suficiente.

Lo que no dice el manager es que está en la calle donde todavía hay muchos sex-shops, en pleno barrio de St. Pauli. Y, además, en la entrada parece que se va a entrar a un bar, más que un museo. El bar de hecho se llama Kaiserkeller.

Encima ni siquiera lo han puesto cerca donde se supone que estuvo el Star Club, en Hamburgo.  Bueno, una serie de erorres que tenía que fracasar, naturalmente.

Lo visité una tarde junio de hace dos años y no había nadie. Pero no estaba mal. En fin, la vida sigue.