Portada

La primera vez que vi a Pretenders en directo fue el Odeon Hammersmith de Londres, en aquel Festival por Kampuchea de diciembre del 1979. Era el primer día. Tocaron antes de los Who, que ya es decir, pero me quedé sorprendido. Me gustaron mucho.

Sólo tres músicos y  ella. Me impresionó su presencia, porque por primera vez veía a una mujer maravillosamente vestida con respecto a la música que hacían. Vaquero, camiseta y cazadora de cuero. Perfecto. Luego,esta su voz. Francamente muy interesante, distinta, muy de rock, pero de otra manera. Creó un estilo en el rock femenino.

Seguí la pista al grupo. Ese mismo mes habían publicado el primer álbum. Chrissie, con la que me une una cierta amistad, era de Akron, donde los neumáticos y, por tanto, paisana de Devo, a los que adoraba por aquella época.

Warner trajo a Chrissie a Madrid con el primer álbum y hablamos de muchas cosas. Incluso cenamos en una vegetariano. Ya lo era en el año 80. Luego, se hizo hasta militante y dirigente vegetariana.

pretenders1

Me contó que su primer álbum lo salvó el sello Sire, en América, que luego haría a Madonna una enorme estrella.

Chrissie todavía estaba obsesionada con Ray Davies. Pocos meses después empezó a vivir con él. También le gustaba ese rock con toques pop de Dave Edmunds, Nick Lowe y este último lo eligió para que produjera su canción favorita de los Kinks, ‘Stop you sobbing'.

Fue un relativo éxito y suficiente para que su mentor Dave Hill, el creador de Real Records tuviera dinero para grabar un album. Chrissie me contó que acabó muy mal con Nick, que no entendía a los Pretenders. Sobre todo había guerras con el bajista Pete Farndon, que durante esos meses era el amante de Chrissie.

Chrissie-Hynde-con-Pete-Farndon

Peter y Chrissie , en sus buenos días de amor

Milagroso, porque Chris Thomas, el ayudante de George Martín, productor de Elton John se encargó del grupo. El ingeniero era mi buen amigo Bill Price. Formidable. El album se grabó en  los estudios Air, en Oxford Circus, ahora desaparecidos, propiedad de Martin.

Chris Thomas era muy listo. Si oyes la maqueta de ‘Brass in Pocket' escuchas que la canción es demasiada lenta. Se muere. Chris metió unos teclados y aceleró el tiempo. La hizo numero uno.

El album fue maravilloso. Desde el arrebatador ‘Precious' y el temazo del album  que no era otro que ‘Private Life', cuyo recuerdo siempre nos quedará por la enorme versión que hizo Grace Jones, en Jamaica.

Pero, por supuesto, el tema que elevó a Pretenders hasta las alturas fue ‘Brass in Pocket'. Perfecta canción de Chrissie. Un recuerdo a sus tiempos de dependienta en la tienda de Malcolm Mc Laren o como periodista eventual del New Musical Express.

Las letras eran de sexo, pero en sentido positivo. Y gustaron. Pero lo que más me gustó y Price también me lo contó,  fueron las guitarras de James Honeyman Scott. Fantásticas.

Curiosamente, ni James ni Peter, metidos en heroína llegaron muy lejos. Honeyman Scott murió con sólo 25 años de un ataque al corazón, provocado por el alcohol y la cocaína.

El ex- amante de De Chrissie, Peter Farndon murió con 30 años. Encontraron su cadáver dos días después de la muerte de Honeyman. Murió como Jim Morrison, en el baño, víctima de una sobredosis de heroína.

Años más tarde, Chrissie me dijo que se sintió como una auténtica viuda. Pero que jamás podrá repetir aquel histórico primer album. Estoy de acuerdo.

Puedes escuchar también el gran programa de Radio Plásticos dedicado a este disco histórico.