71yeU3WOteL._AA1500_

El sensacional segundo album del grupo de Glasgow, con el gran compositor Paul Buchanan

Para empezar, como soy un loco por el viejo Egipto, ya el nombre del grupo, The Blue Nile me había llevado al territorio figurado casi perfecto.

Mi amigo Carlos Juan Casado, al que echo mucho de menos, presidente en los años ochenta del sello Virgin en España, que era independiente y no se regía por ninguna grande, siempre me daba las novedades antes que solían salir. Mayoritariamente en cassette, ya que el CD todavía no se había impuesto.

Una de aquellas cassettes de novedades que cayó en mis manos fue el debut de The Blue Nile. El album se llamaba “A Walk Across the Rooftops”. Estabamos en el año 1984. Me sorprendió , me volvió sentimental. Me introduje en ese mundo tan profundo, bello y oscuro de las canciones de Paul Buchanan.

El tema que daba título album era una joya,  un descubrimiento. La melodía era sensacional y la voz de Paul se te metía en el alma, con unos teclados analógico bellos, no saturados. Me dijo Carlos Juan Casado que el grupo había llegado a parar a Virgin por recomendación de Peter Gabriel.

De hecho, el sello discográfico de donde provenían Linn records no era siquiera una empresa que se dedicaba a vender discos, sino productos de alta fidelidad. Y Linn fue la culpable de que el grupo pasara a continuación los cuatro años más miserables y pobres de sus existencias. Al parecer, Linn Products había cobrado una enorme suma de dinero por la firma de tres albumes con Virigin Records. Y cuando acabó la fiebre del primero, Virgin exigió el segundo.

Todo lo que se le ocurrió a Linn fue meter al grupo  y esconderlo en Castlesound, en un estudio de segunda a las afueras de Glasgow. Años después, En 1990 fui a Londres y ví mi sueño de Blue Nile en directo y pude hablar con Paul Buchanan en los camerinos del teatro Dominion, en Tottenhan Court Road, donde ahora lleva años We will rock you.

Paul me contó que aquellos fueron los peores años de su vida. Le daba verguenza , porque no tenía ningún material que grabar. Llevaban meses sin preparar algo nuevo. No tenían dinero. Comían solo sandwiches de queso , a veces jamón curado, metidos en el estudio y lo que era peor, Virgin había demando a Linn y Linn les había demandado a ellos.

Hats, que así se iba a llamar el segundo album, no se acabó hasta casi cuatro años después. El tiempo que tuvo Paul Buchanan para componer tres obras maestras. A saber: ‘The Downtown Lights', ‘Headlights on the Parade' y ‘Saturday night'.

Son canciones de una belleza, de tristeza, de una alegría interior insuperable. La voz de Paul es increíblemente sentida y los arreglos son deslumbrantes, aunque todos sean electrónicos. Es la obra maestra de Blue Nile y,desde luego, una de las obras maestras de los años ochenta, aunque estuviera destinada al desprecio comercial. El mundo no es tan sensible a la belleza.

Ahora , todo el recuerdo del album te mete en la neblina del amanacer del Nilo Azul, con toda su profundidad. Pero, sobre todo,  son canciones que hablan del asfalto , de la soledad de las ciudades. Nadie como Buchannan ha descrito la fina lluvia, que cae en el coche , que choca con las luces de los semáforos, de los neones y la soledad del que conduce por la noche con las calles en soledad. Son preciosas canciones.

EL ALBUM.-

CARA A
“Over the Hillside” – 5:03
“The Downtown Lights” – 6:26
“Let's Go Out Tonight” – 5:12

CARA B
“Headlights on the Parade” – 6:11
“From a Late Night Train” – 3:59
“Seven A.M.” – 5:09
“Saturday Night” – 6:26

PERSONAL.-

The Blue Nile.-


Robert Bell – bass, synthesizers
Paul Buchanan – guitar, synthesizers, vocals
Paul Joseph Moore – keyboards, synthesizers
The Blue Nile – production
Additional personnel
Calum Malcolm – engineering