spcpfr

Portada del album de , el album del año de PLASTICOS Y DECIBELIOS EN 1985

Recuerdo que en aquellos días del verano de 1985 solía decir que resultaba anacrónico que  un comunista convencido como Geen Gartside, el líder de Scritti Politti, hubiera hecho un album con la perfeccción electrónica de Kraftwerk, la modernidad del lenguaje y el sonido virtual o la esencia de las melodías de Aretha Franklin o Chaka Khan.

Pero lo cierto es que el album de Scritti Politti, llamado “Cupid and Psyche 85” nos dejó traumatizados a Tino Casal, Javier Losada, Manolo Aguilar, Javier de Juan y a mí  mismo, que fui   el culpable de mostrárselo a todos  ellos.

¿Por qué nos traumatizó?. Técnicamente, era como una patada a los cojones de todo lo que hacíamos. El sonido era brutal, límpio, nítido, soberbio. La voz de Green era como la de un angel. Perfecta, con un falsete increíble. Estaba programado , pero no estaba programado. Me explico. Las baterías, el bajo, la percusión tiene un tiempo perfecto , tan perfecto como el de una máquina , pero estaba tocado.

Efectivamente, estaba tocado por el gran Fred Maher, el batería de Lou Reed. Pero como tocaba Fred tenía sus trucos. Luego disparaban lo que tocaba a través del Fairlight y secuenciaban toda su batería. Cambiaban el bombo hasta convertirlo en un sonido grave del DX7 . El sonido era brutal. Y lo mismo ocurría con el bajo, que estaba tocado en un mini-moog, pero lo implantaban además, o lo  imitaban con una Fender precission bass. Increible el sonido.

Luego, estaban las armonías, las canciones, maravillosa, soberbias, salidas del propio corazón de las tinieblas de la música.

Tres de ellas, nada menos que Wood Beez (Pray like Aretha Franklin) , la increíble Absolute y la perfecta Don´t work that Hard estaba grabadas y producidas por el gran Arif Mardin, en los Power Station a, trescientos dólares la hora, un presupuesto que no podía aguantarlo mucho un nuevo disco de Green, es decir, Scritti Politti. Pero se atrevió y viva el riesgo.

Arif acaba de producir a Phil Collins y George Benson.

Green me comentó que Mardin era todo un señor, que le habían gustado las maquetas de los tres temas y se involucró muchísimo. Los arreglos de teclado con el sonido del Fairlight los hizo el propio Arif. Incluso sampleó muchos sonidos de bajo, de teclados e inclusopara los coros , grabaciones que él tenía de los niños del Coro de Viena , que él mismo había producido. Esos coros se escuchan perfectamente ensamblados en el estribillo de Wood Beez. Es pura magia.

Pero magia es también ‘Perfect Way' que fue un éxito en los Estados Unidos y que a  Miles Davis le volvía loco, por eso hizo una versión del tema en su album “Tutu”.

Green Gartside se había hartado de Inglaterra había tenido cierto éxito con el el primer album de Scritti, “Songs to remember” y , con ese dinero, pasó unos meses en Nueva York.

Conoció a Dave Gamson, un asombroso teclista y programador y,sin duda, el mago de este “Cupid and Psyche”. Gamson programaba con una pureza, buscaba las secuencias perfectas e incluso tenía una medida de tiempo, un  tiempo perfecto, con lo que hacía sorprendente  A la contra o a tiempo, sus armonías eran geniales. El tercer elemento fue el batería de Lou, Fred Maher, que también tenía su propio grupo, Material.

Esa sensacional alianza se concreta en ‘The Wood Girl', el primer reggae acústico-electro sensacional que he escuchado en mi vida. Todavía me impresiona.

Bueno, en realidad este album no está perdido en el tiempo. Jamás te cansas de escucharlo. No se queda atrás, porque tiene lo mejor de la técnica y lo mejor de la música real. Es como un palacio en el paraíso de la música. Sólo quiero que lo escuchéis  Descubriréis otro mundo, si es que no lo conocéis.

Abajo, el sensacional ‘Wood Beez':

[youtube id=”bIsi7q0aolI” width=”630″ height=”350″]