Susan Boyle's Wild Horses new single cover photoUn portavoz de Sony ha confirmado que el álbum “I dreamed a dream”, firmado por ha sobrepasado los cinco millones de copias vendidas en todo el mundo, en un asombroso record de tan sólo dos semanas. Y, por supuesto, se ha convertido en el álbum más vendido del año en todo el mundo. Y punto.

No me suelo llevar mucho por las estadísticas. Las desprecio. Más que nada, porque ya no sirven o no son exactas al día siguiente de ser conocidas, como las encuestas, así que me he vuelto a escuchar otra vez el disco record de Susan Boyle.

Trato de ser imparcial, crítico… No entiendo el éxito, salvo que sólo se trate de un fenómeno mediático propiciado por una sociedad en furibundo proceso de ser sometida por el GRAN HERMANO.

El álbum de la Boyle no se sostiene, salvo por el reclamo del morbo. Mujer fea, pobre, canta bien y se hace rica y millonaria. Es el caso de Cenicienta, pero en hosco, turbolento, dañino, como un abominable cuento navideño de Charles Dickens.

[ad#adsense-250×250]El álbum de la Boyle es sumamente aburrido, cansino, hecho con el mismo patrón de sintetizadores graves, lento, persimonioso, barato, fatuo y muy aburrido.

Que la Boyle canta y tiene un timbre precioso no justifica el empacho de unos arreglos vulgares, estrepitosamente ridículos, que dan los mismo oir temas maravillosos como ‘Daydream believer', que hicieron éxito los Monkees o esa canción maravillosa, que es una de mis favoritas, ‘The End of the world'.

Toda suenan igual, todas son devoradas por esa máquina depredadora de un delicuente musical como , que encima se lleva un royaltie próximo al quince por ciento. Más que la propia Susan Boyle. Detestable.

El caso es que entre los p2p, la piratería y los “triunfitos” la música sufre unos movimientos sísmicos terribles. Sin embargo, aunque no se hagan populares, aunque no se vendan, cada vez hay mejores temas, mejor música. Este año que se acaba ha sido fantástico.

Pero me gustaría que  respondierais a esta pregunta : ¿ES DAÑINO EL EXITO DE SUSAN BOYLE?.

Abajo, el ‘Wild Horses'.