Quizá con tanto dinero, Alanis Morisette ya no quiere ser la chica enfadada del primer gran álbum, un descubrimiento del sello de Madonna.