AL BATERIA DE SIGUR ROS LO ECHAN POR VIOLADOROrri Páll Dýrason, el “triste” batería  de los islandeses  Sigur Rós, ha dejado el grupo tras ser acusado de violación.

El músico, que ingresó a la banda en 1999, poco después de la grabación del álbum “Ágætis byrjun”, ha sido acusado de agresión sexual por parte de  Meagan Boyd, cuyo nombre artístico es Yin Shadowz.

Lo que no se entiende es que las supuesta violación se produjo hace cinco años, en 2013 en Los Angeles.

Hasta este comunicado de la banda:

“Ante las acusaciones extremadamente serias y personales contra él en los días recientes, hemos decidido aceptar la renuncia de nuestro compañero Orri Páll Dyrason para que lidie con esto de forma privada”

Meagan Boyd, un músico de Los Ángeles que graba como Yin Shadowz, escribió recientemente un post en Instagram acusando al batería de agredirla sexualmente mientras ella dormía en su cama.

El lunes por la mañana, los miembros restantes de la banda Jonsi Birgisson y Georg Holm publicaron una declaración .

Boyd afirma que Dýrason la agredió en enero de 2013, y se sintió inspirada por las acusaciones de la Dra. Christine Blasey Ford contra Brett Kavanaugh, nominado por el Tribunal Supremo.

El texto completo de la publicación de Instagram de Boyd sigue:

“En enero de 2013, fui asaltada sexualmente por un miembro de la banda @sigurros cuando estaban en Los Ángeles, grabando un álbum que saldría más tarde ese mismo año. El nombre de mi agresor es Orri Páll Dýrason. Nunca lo reporté . Nunca expresé mi dolor públicamente. Albergué este dolor ahora por casi 6 años … por muchas razones. Sentí que nadie me creería, sentí que había sido irresponsable por confiar en él solo porque él estaba en una banda que amaba y lo respetaba como artista. Estaba borracho y lo conocí en un club (tuve un breve período en el que fui bailarín en un club llamado “la tienda de artículos para el cuerpo”), también se dedicó a besarme antes de quedarme dormida en la misma cama . Después de eso, me quedé noqueada. 

AL BATERIA DE SIGUR ROS LO ECHAN POR VIOLADOR

Y continua:
“Me desperté con la sensación de ser penetrado sin mi consentimiento durante un profundo sueño … sucedió dos veces esa noche, y me pregunté por qué no me fui después de la primera vez, pero estaba borracha, muerta de cansancio, en estado de shock. No estaba lista para salir a la publicidad  , en medio de la algarabía del movimiento #metoo,  porque  estaba a punto de dar a luz a mi primer hijo.”