ADIOS, ANTONIO

No he querido hacer ningún comentario de Antonio Vega, porque en estos momentos es lo más fácil alabar, llevar hasta los cielos a un personaje que siempre ha viajado por lo maldito. Pero me habeis obligado.
Me sonrojo con las cosas que se han dicho. Desde genio hasta enorme músico, monstruo de la escena española. Por haber trabajado con él, por solidaridad, me callo todo lo que sé. Ahora no es el momento.
Eso sí, Antonio está ahora en su autentico sitio de su recreo. Un buen angel, una buena persona,que es lo fácil decir ahora que se ha muerto.
Aunque fuera muy débil de caracter,  lo importante era la ternura. Y es que sólo la música seca las lágrimas.
Abajo, el clip de su canción favorita.