Resultado de imagen de Harold Pendleton,

Este fin de semana se ha tenido noticia del fallecimiento de Harold Pendleton, el fundador de la mítica sala londinense y creador del , el decano de todos los festivales de música pop.

Pendleton falleció a los 93 años el pasado 22 de septiembre, sin que se haya tenido constancia de su deceso hasta ahora mismo.

Entec Sound & Light, la gran compañía de producción de espectáculos en directo que Pendleton creó, ha publicado un extenso tributo en su memoria en el que le define como “promotor, mánager, propietario del club, editor, dueño de un festival e innovador”.

Como es lógico, el actual director de los festivales Reading & Leeds, Melvin Benn, ha hecho lo propio en unas declaraciones a NME:

“Me entristece saber del fallecimiento de Harold Pendleton. Después de haber trabajado juntos en el Festival de Reading en los primeros días, realmente puedo decir que Harold tuvo un impacto duradero en nuestro muy querido evento, y el festival no sería lo que es hoy sin su visión original. Su muerte es una gran pérdida para todos nosotros”.

Resultado de imagen de Harold Pendleton,

Harold Pendleton se hizo cargo en 1958 de las noches de jazz celebradas en el Marquee Ballroom en Oxford Street. Desde entonces hasta 1987, cuando renunció a la propiedad del club, estuvo en vanguardia de la música rock, jazz y R & B, sobre todo en los años 60 y 70, cuando por el escenario de su local desfilaron The Who, Pink Floyd, Cream, Jimi Hendrix Experience, Led Zeppelin o David Bowie, entre muchas otras futuras estrellas y grupos del underground.

También Metallica, Guns N ‘Roses y REM dieron sus primeros conciertos en Reino Unido en el Marquee.

Resultado de imagen de marquee london the action

La semilla del festival de Reading fue el National Jazz Festival que Pendleton inauguró en 1961. Con el tiempo, se expandiría a toda una gama de diferentes géneros musicales de actualidad, para pasar a convertirse en Reading. Pendleton estuvo al frente hasta 1992.

Durante esos años, su papel en mejorar las condiciones de los festivales fue vital, fue un innovador que las revolucionó: váteres, duchas en backstage, pantallas de vídeo e incluso las famosas pulseras de identificación que todos los festivales utilizan ahora.

Le sobreviven su esposa Bárbara y su hijo Nick, quienes han pedido que se paguen donaciones en su memoria a la Royal National Lifeboat Institution.