ADIÓS A CHRIS BARBER, PIONERO Y GIGANTE DE LA MÚSICA BRITÁNICA

Chris Barber Announces Retirement after 70 Years in Music

Tras sufrir de demencia senil, el maravilloso multiinstrumentista, pionero del jazz y figura importantísima, trascendental, en el devenir de la música británica del siglo XX, Chris Barber, falleció el martes 2 de marzo a los 90 años.

Barber fue una figura clave en la música del Reino Unido, como también lo fueron Lonnie Donegan, Alexis Korner y Cyril Davies. Ellos alimentaron los sueños, dieron razones para hacer música, a toda la futura generación de los años 60 que revolucionaría el mundo.

El trombonista y director de orquesta comenzó tocando jazz trad, e indirectamente desencadenó la fiebre de la música skiffle cuando su banjoista Lonnie Donegan triunfó con su versión de “Rock Island Line”, que entroncaba con el naciente rock and roll y cantó en solitario mientras todavía era parte de la banda de Chris Barber.

Fue el principio de un proceso imparable y universal que continuaría con la música beat y el rhythm and blues en la siguiente década.

The Chris Barber Band, 1954 to today: The players

Nacido Donald Christopher Barber el 17 de abril de 1930 en Welwyn Garden City, Hertfordshire, comenzó a aprender a tocar el violín a los 7 años. Se educó en la Hanley Castle Grammar School hasta los 15 años, y empezó a interesarse por el jazz.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, asistió a la St Paul’s School de Londres y comenzó a visitar clubes para escuchar a grupos de jazz. A continuación, pasó tres años en la Guildhall School of Music, y empezó a tocar música con amigos que conoció allí, Alexis Korner entre otros.

ADIÓS A CHRIS BARBER, PIONERO Y GIGANTE DE LA MÚSICA BRITÁNICA
Monty Sunshine, Lonnie Donegan, Ron Bowden, Ken Colyer, Chris Barber, Jim Bray

Barber empezó a coleccionar discos de pizarra de sus héroes americanos, convirtiéndose en un auténtico experto en los orígenes del jazz grabado. Formó su primera banda en Londres después de la guerra, tocando el trombón. Grabó sus primeros discos a finales de los años 1940, pero su carrera no empezó a despegar hasta 1953, con la banda que formó con el clarinetista Monty Sunshine y el director Ken Colyer en el más puro estilo Nueva Orleans.

En 1954 se unió al grupo el trompetista Pat Halcox, que se mantendría en las distintas bandas de Barber hasta 2008, siendo la asociación de 54 años entre ambos algo sin precedentes en la historia del jazz británico.

Cuando la cantante norirlandesa Ottilie Patterson (que pronto se convertiría en la Sra. Barber) se unió a la banda, dieron con la fórmula ganadora y pasaron de los pequeños clubes de jazz a salas de conciertos cada vez más grandes, primero en Gran Bretaña, luego en Europa y, a partir de 1959, en Estados Unidos. Allí Barber llegó a ser conocido como «el hombre que devolvió el Trad a América».

En 1956 llegó uno de sus mayores éxitos, «Petite Fleur», nº 3 en el Reino Unido, nº 5 en Estados Unidos, y número 1 en Suecia durante varias semanas.

Pero antes de eso, en 1955, el hombre que tocaba el banjo en la banda, Lonnie Donegan había sacudido UK con el skiffle (country blues y canciones folk americanas) de «Rock Island Line». Su versión fue la primera grabación vocal de debut que se convirtió en un disco de oro certificado en el Reino Unido.

El éxito de Donegan se derivó de que Barber, que también tocaba el contrabajo, había decidido incluir previa y asiduamente un breve y sencillo set de skiffle en sus actuaciones.

Cuando los Beatles (unas de las numerosísimas «víctimas» del skiffle) empezaron a transformar el panorama de la música popular británica y mundial, Barber se había consolidado ya como personalidad mediática en programas de radio y televisión, pero a principios de la década de 1960 también fue una figura importante en el nacimiento del blues en las islas.

No sólo había llevado a Gran Bretaña a tocar con su banda a Sister Rosetta Tharpe, Sonny Terry & Brownie McGhee, Muddy Waters, Sonny Boy Williamson y Louis Jordan, sino que añadió a su banda al guitarrista eléctrico John Slaughter, transformándose en la Chris Barber Jazz and Blues Band, una inquieta banda que se apartaba del repertorio del jazz de los años 20 y 30, para explorar el repertorio de Charles Mingus, John Handy y Joe Zawinul. Trad, mod y experimental.

Ese gusto por la vanguardia continuó, y su banda de ocho músicos de los 80 y 90 combinó con éxito sus raíces de Nueva Orleans con material contemporáneo.

Barber también fue un invitado frecuente de discípulos como Van Morrison y Jools Holland, aportando su trombón y entusiasmo a sus bandas de acompañamiento.

La última aventura de Barber a principios del siglo actual fue ampliar su grupo a big band, especializándose en la música de Duke Ellington, que le había fascinado desde su infancia.

En 1991 Barber había recibido la OBE por sus servicios a la música. En 2019 anunció su retirada de la música después de haber dirigido una banda de forma casi ininterrumpida durante 70 años.

A Barber le sobreviven su esposa Kate y sus hijos Caroline y Christopher de un matrimonio anterior. Descanse en paz.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.